MURCIAECONOMIA // Memorias de Sostenibilidad, la herramienta de futuro para posicionar a las empresas sostenibles.

Todo lo que hacemos tiene un eco en el futuro y debemos ser conscientes a todos los niveles, empresarial, institucional, y por supuesto a nivel individual, esto nos lleva a la necesidad ineludible de empezar a actuar de manera inminente en materia de sostenibilidad. 

A nivel empresarial, cada vez son más los consumidores y clientes que demandan empresas que se impliquen con su entorno. Es por ello que las empresas más punteras están trabajando con el objetivo marcado en el campo de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), y en el desarrollo de Memorias de Sostenibilidad, como herramienta complementaria al cumplimiento legal en materia económica, social y ambiental, teniendo en cuenta como partes interesadas a sus trabajadores, proveedores, clientes, la sociedad en general y el medio ambiente. Las empresas están lidiando con una crisis  económica, social y ambiental a nivel mundial, debido a la COVID-19, que no esperaban. Han tenido que reformular sus estrategias de negocio. Las ya certificadas en Sistemas de Gestión de la Calidad (ISO 9001), en Medio Ambiente (ISO 14001) o Seguridad y Salud en el trabajo (ISO 45001), tienen el camino más avanzado para revisar sus grupos de interés o partes interesadas y actualizarlo con respecto a la situación actual. ¿Pero aun teniendo estas normas de gestión implantadas, lo tienen todo controlado? ¿Y si no tienen estas certificaciones?

A día de hoy, cada vez son más las empresas y organizaciones que deciden implantar un Sistema de Gestión de la Responsabilidad Social Corporativa. Estos sistemas permiten gestionar la RSC siguiendo diferentes enfoques y priorizando los aspectos más importantes tanto para la empresa como para sus grupos de interés, pero siempre basados en la visión de la triple cuenta de resultados (económica, social y ambiental) y con la premisa de la mejora continua.

Como parte de este proceso, se elaboran los Planes de Sostenibilidad, cuyo objetivo es concretar y definir la estrategia de RSC y/o de sostenibilidad de la organización, en el ámbito de las oportunidades, riesgos, resultados e impactos económicos, ambientales y sociales, y la realidad del negocio y su contexto actual. Estos planes se definen teniendo en cuenta la visión, misión y principios de la organización, así́ como las necesidades y expectativas de los grupos de interés, contando necesariamente con una planificación detallada de cada una de las acciones que lo componen: plazos, recursos, responsables, indicadores, etc.

 Los planes de sostenibilidad culminan con la redacción de la Memoria de Sostenibilidad. Una oportunidad para aumentar la credibilidad y la confianza ante los grupos de interés, para impulsar nuevas estrategias de comunicación y de relación con estos grupos, mejorar la gestión de riesgos y oportunidades, y trabajar el compromiso de sostenibilidad. En definitiva, una herramienta de futuro para posicionar a la organización como sostenible.

Para un eficiente proceso de posicionamiento, se lleva a cabo un análisis de las empresas ayudándonos de herramientas como los Estándares GRI, que representan las mejores prácticas a nivel global para informar públicamente los impactos económicos, ambientales y sociales de una organización, los principios del Pacto Mundial o el Informe de Estados de información no financiera (Ley 11/2018), integrando los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y las Memorias de Sostenibilidad, incluyendo la comunicación de estas Memorias en el Plan de Marketing responsable, gestionando así de forma correcta la reputación corporativa.

El consumidor confía mucho más en aquellas empresas que dan cuenta pública de sus resultados, positivos y negativos, y de cómo gestionan sus riesgos, sobre todo ambientales y sociales.

En esta ocasión, acabaré con una palabras de Enric Casi, Director General y Consejero de Mango, empresa pionera en la implantación y desarrollo de Memorias de Sostenibilidad, y claro ejemplo de empresa comprometida de éxito: “Las empresas que actúen de forma correcta y sepan gestionar adecuadamente su reputación, tendrán un factor de diferenciación y de posicionamiento muy importante respecto a otras marcas y organizaciones”. 

Artículo de opinión publicado en el medio de comunicación Murcia Economía. Pincha aquí